Los ministros del Exterior de la Unión Europea (UE), reunidos en esta ciudad, destrabaron hoy la solicitud de Serbia para entrar al bloque comunitario, pedido que ahora recae en mano de la Comisión Europea (CE).

Los cancilleres instaron al ejecutivo regional a un pronunciamiento sobre la petición serbia, el cual se dará a conocer en el segundo semestre de 2011.

A finales del pasado año, Belgrado presentó el documento inicial de adhesión a la UE, pero los 27 Estados miembros no habían logrado hasta el momento someter el pedido al criterio de unanimidad.

Entre los principales escollos por los que ha transitado el país -heredero de la antigua república Yugoslavia- figura la disputa con Kosovo en el plano de soberanía, cuya secesión fue respaldada por casi todos los gobiernos europeos y Estados Unidos.

La actual etapa es puramente técnica y todavía Serbia no cuenta con el estatuto de candidato de la UE, sin embrago, la decisión de los diplomáticos emitida este lunes constituye un paso importante, de acuerdo con fuentes comunitarias.

Para recabar apoyo a sus propósitos de integración europea la nación balcánica matizó una resolución ante la ONU en la que condenó la declaración de independencia unilateral del territorio kosovar.

La mayoría de los Estados comunitarios estaban a favor de permitir a Belgrado el examen de la CE, tras asumir en septiembre último el diálogo con las autoridades secesioncitas.

Para la dirigente del Partido Socialista de Serbia, Ivica Dacic, las agrupaciones políticas internas deben llegar a un acuerdo sobre la estrategia más conveniente para el país, de manera que no se coloque en una elección entre la UE y Kosovo.

Ese territorio proclamó de forma unilateral su independencia en febrero de 2008, pese a la oposición de Belgrado, que sigue considerándola una provincia serbia.

Fuente: Prensa Latina